Los calzones rotos, un sabor que identifica a Chile

Los calzones rotos, un sabor que identifica a Chile

11 junio, 2020 0 Por Adminceocl21

La gastronomía de Chile es considerada una de las más interesantes de América, sus raíces tienen una mezcla importante de productos autóctonos de la región, provenientes de las culturas indígenas propias del país y otros venidos de tierras extranjeras, lo cual le ha dado esa riqueza, que hoy día destaca en el mundo. 

Al lado de los más variados platos salados, están por supuesto los muchos tipos de postres que han nacido en la nación austral, casi que con la misma mezcolanza, pues muchos de ellos, son chilenos, pero sus recetas originales vienen de tierras europeas, como España en primer lugar, por ser la responsable directa de la “conquista” de América, y otros muchos de aquellos que ha tomado Chile como su segunda Patria.  

A comerse lo calzones rotos

Los calzones rotos son un postre tradicional chileno que tiene sus orígenes en la época de La colonia, que según la sabiduría popular eran vendidos por una señora en la Plaza de Armas de Santiago y que un día el viento le levantó la falda dejando ver sus “calzones rotos” de allí,  según este antiguo rumor nace el particular nombre del postre. 

Este es un plato dulce muy apetecido, sobre todo cuando entra la temporada fría en el país, y se suele consumir en reuniones familiares u ofrecer a la vista acompañado de una bebida caliente para mitigar la baja temperatura de esas épocas frías; por supuesto se puede consumir en cualquier momento, más si con eso disminuimos la ansiedad que nos produce el hambre. 

Su preparación no tiene mayor complicación, sólo basta con tener los ingredientes, los cuales son fáciles de encontrar en cualquier supermercado o tienda, en ese orden debes tener a la mano esencialmente harina, mantequilla, azúcar, huevos, aceite, sal y por supuesto la disposición de degustarlos una vez ya elaborados.

Se mezclan todos los productos, con la finalidad de generar una masa, una vez lista, se extiende y se cortan rectángulos, haciendo en ellos un corte para crear unas tiras, entrelazarlas, dejarlas reposar, luego de un tiempo freír en aceite bien caliente por un tiempo aproximado de unos 90 segundos por cada lado, sacar, escurrir, espolvorear con azúcar y disfrutarlos hasta el último bocado.