Cómo frisar tus paredes

Cómo frisar tus paredes

17 julio, 2018 0 Por Adminceocl21

Las paredes de nuestra vivienda son parte fundamental de la edificación, y no solo en lo estructural, sino que además tienen un papel decorativo y funcional. Dependiendo de cómo se trabajen se pueden lograr diversas terminaciones. Pero todo empieza con el friso, que es la parte inicial del acabado luego de levantadas las paredes.

La función del friso es aportar a la pared protección y estética, por lo que es importante utilizar la capa de material con el que se reviste la pared con precisión, esto con la finalidad de tener una buena base para el acabado final. En ocasiones las paredes tienden a quedar disparejas o fuera de nivel y con el friso se corrigen estos errores.

Antes de empezar el trabajo es necesario contar con las herramientas adecuadas, vas a necesitar reglas, cucharas, palustre, plomada, brochas, listones de madera de 1 centímetro, estos ayudaran a calcular el espesor del friso cuando las paredes están bien “aplomadas”, cepillos de albañilería y espátulas.

Manos a la obra

Antes de comenzar el complejo proceso de aplicación de la mezcla en las paredes, debemos cerciorarnos si los productos que vamos utilizar son de la calidad que necesitamos, pues un producto de baja categoría perjudicaría el acabado final.

Después de tener la superficie limpia y pareja, humedece la pared para que el friso pueda adherirse con más facilidad. Preparamos la mezcla del friso que está compuesta por agua, cemento y arena. Las cantidades de cada elemento para preparar la mezcla depende de cada persona, pero por lo general se usa una parte de cemento por una cuarta de arena y el agua necesaria.

Se debe empezar el friso con una capa gruesa de mezcla para luego ir disminuyendo el espesor en las capas siguientes. Es bastante útil colocar los listones de madera de un centímetro bien aplomados para que la pared quede totalmente pareja.

Conociendo la técnica de cómo aplicar la primera capa de friso a la pared, es necesario dejarla secar un poco para colocar las capas siguientes que son más fáciles ya que son más delgadas. La segunda capa de friso debe quedar completamente pareja ya que será  la base para la parte final que es más lisa y cuya composición varía, puede hacerse con arena fina, cemento cal o yeso. Debe esparcirse con la espátula y está creará una película fina que será la parte final del friso.

El resultado final será una pared lisa a la cual solo le bastará una mano de lija para poder agregarle color. Otro tipo de frisos omiten la tercera capa y dejan un acabado más rústico el cual se usa para exteriores, también con la ayuda de una cuchara dentada podemos agregar textura a nuestra pared, todo dependerá de nuestras necesidades.

Una vez finalizada esta parte fundamental, debemos revisar que esté realmente lisa la superficie e iniciar el proceso de acabado con una capa de pintura, la cual permitirá que la obra se pueda ver más elegante que si la dejamos  únicamente con el friso, pues da una sensación de elegancia y distinción a la casa, sobre todo si usas colores claros. Más información en Houston General Contractor.